Campanas extractoras baratasLas campanas extractoras son electrodomésticos compuestos por una abertura vertical llamada campana y un ventilador extractor interno que renueva el aire de la estancia. Fue inventado en 1963 con el propósito de mantener limpio el ambiente de partículas de grasa, humos, olores, temperatura y vapor de agua. Además se ha convertido en un aparato muy utilizado gracias a su fácil utilización y reducido coste eléctrico.

 

También cabe destacar la variedad de tipos de campanas extractoras que puedes encontrar en el mercado, eligiendo la que más te convenga en base a ciertos factores:

 

 


 

Campanas extractoras decorativas: Variedad en tamaños y diseño, incluye tambien las que pueden ser instaladas en cocinas con isla.

 

Campanas extractoras integrables: Empotadras bajo el armario.

 

Campanas extractoras telescópicas: Forman parte de la estructura de la cocina y solo son visibles cuando se ponen en marcha, al extraerla.

 

Grupos filtrantes: Compuesto por una campana a medida para encajarla dentro de la estructura hecha en la cocina y que consta de filtros que limpian el aire.

 

Antes de decidirte entre las diversas campanas extractoras del mercado, es preferible asegurarse del funcionamiento óptimo del aparato, para ello evita los motores de plástico y elige preferentemente un motor de hierro a medida para que no traspase la grasa. Es muy útil también que incorpore un medidor de velocidades y una válvula que evite la vuelta de reflujos una vez apagada la campana extractora. La potencia de absorción va a depender del tamaño de la cocina, una regla aproximada es multiplicar los m2 de la cocina por la altura y multiplicar el resultado por 12, esto nos dara la potencia máxima necesaria aproximada para nuestra cocina.


Ejemplo: 10 m2 x 2,5 m de altura= 300 m3/h de absorción máxima necesaria.

 

Respecto al tamaño mínimo de las campanas extractoras, esta debe ser igual a la superficie de la placa de cocina, aunque lo ideal es que sea unos centímetros más ancha para aprovechar mejor la capacidad de absorción, pudiendo elegir normalmente anchos de 70 o 90 cm. Además es imprescindible tener una salida de aire al exterior mediante un tubo que transporte las partículas, aunque si no es posible por la disposición de la estancia, puedes escoger campanas extractoras con filtros de carbón activo, que filtran el aire y lo devuelven a la cocina.

 

Para sacarle el mejor rendimiento asegúrate de que no haya corrientes de aire que puedan alejar el humo de la campana. Además es preferible encenderla antes de comenzar la cocción y al acabar dejarla cinco minutos. Ten en cuenta que para absorber vapor de agua necesitarás una potencia de extracción menor que la requerida en absorber grasas.